Visualització de contingut web

El Riesgo en el Transporte de Mercancías Peligrosas

En el Transporte de Mercancías Peligrosas también se han producido trágicos accidentes. Recordemos el accidente de Los Alfaques, con un balance de 216 muertos, el accidente que tuvo lugar en Xilatope que produjo 100 muertos o el accidente ocurrido en Mississauga en el que se tuvieron que evacuar a 240.000 personas.

La Comunitat Valenciana está situada en un punto de confluencia de importantes ejes de comunicación terrestre. Su situación centrada en el Este de España, atravesada por la autopista del Mediterráneo, la configura como territorio de tránsito de muchas de las mercancías peligrosas transferidas desde los polígonos industriales del Norte de España y los del Sur.

Por otra parte los puertos ubicados en la Comunitat Valenciana, constituyen importantes centros de recepción y de distribución de mercancías peligrosas.

Tras un análisis realizado con datos de 226 sucesos se obtiene que el 80% de los accidentes se han producido en la A-7, la A-3, la N-340 y la N-332 y que las mercancías peligrosas mayormente involucradas en los accidentes corresponden a los combustibles en un 44% seguida de los gases licuados a presión en un 16%.

El Riesgo en el Transporte de Mercancías Peligrosas también ha ocasionado una cultura de seguridad, donde la prevención tiene un papel importantísimo. Así se mejoran una serie de factores implicados en los accidentes, como pueden ser: el mantenimiento y mejora de las carreteras y de la red viaria; la capacitación y formación de los conductores de mercancías peligrosas; las inspecciones de las condiciones técnicas de los vehículos etc.

Esta cultura de seguridad no solo se centra en la prevención, sino también en dar una adecuada respuesta a cualquier accidente de mercancías peligrosas que se pueda producir. Así en nuestra comunidad disponemos del Plan Especial ante el riesgo de accidentes en el transporte de mercancías peligrosas por carretera o ferrocarril.

Si eres la persona que detecta el accidente

  • Si el conductor del vehículo no ha resultado accidentado, sigue las instrucciones o consejos que él te dé.
  • Si el conductor del vehículo ha resultado accidentado avisa rápidamente al teléfono de emergencias 1·1·2 y procura dar el mayor número de datos del accidente, especialmente:
    • Lugar del accidente.
    • Tipo de accidente (fuga, derrame, incendio o explosión).
    • Datos del panel naranja del vehículo.
    • Estado del conductor y número de heridos, si los hubiera.
    • Teléfono o modo de contacto posterior.
    • En todo momento mantén la calma.

Si llegas al lugar del accidente

  • No te acerques por ningún motivo al vehículo accidentado y aléjate inmediatamente del accidente.
  • Si viajas en coche, aléjalo también.
  • Respeta los cordones de seguridad que establezcan los servicios de orden y sigue sus instrucciones.
  • Evita situarte en la dirección del aire, por si hubiera algún elemento tóxico que pudiera afectar a tu salud.

Si estás en casa

  • Cierra todas las ventanas, miradores y puertas exteriores, baja las persianas y aléjate de la fachada del edificio. En ningún caso permanezcas asomado a balcones, ventanas ni mirando tras los cristales.
  • Cierra la llave de paso del gas y dispara el automático de la luz.
  • Usa el teléfono para las llamadas imprescindibles.
  • No bebas agua del grifo hasta que las autoridades sanitarias confirmen que no ha habido contaminación.
  • Ten un aparato de radio a pilas para poder sintonizar las emisoras y seguir las instrucciones transmitidas por las autoridades competentes.
  • Sigue atento a los posibles avisos que por megafonía puedan dar las fuerzas del orden y permanece preparado para una posible evacuación (ten lista tu documentación y medicamentos de uso diario).