Detall Notícia

Bravo y el rector de la Universidad de Alicante inauguran la Jornada sobre Políticas de Igualdad en la Administración

09/06/2018

La consellera de Justicia, Administración Pública, Reformas Democráticas y Libertades Públicas, Gabriela Bravo, y el rector de la Universidad de Alicante, Manuel Palomar, inauguran este martes, 12 de junio, la jornada sobre políticas de Igualdad en la Administración Pública en la Universidad de Alicante.

En el transcurso de la jornada, la conselleria de Justicia informará sobre los avances en perspectiva de género que han supuesto dos iniciativas que se han puesto en marcha a lo largo de esta legislatura como son el Libro Violeta de la Función Pública Valenciana y el II Plan de Igualdad de la Generalitat.

El Libro Violeta es un documento elaborado por juristas de reconocido prestigio y personas expertas en organización cuyo objetivo era diagnosticar el estado de la Administración valenciana desde la perspectiva de género. En él se revela que en todos los grupos funcionariales las mujeres son mayoría. Destacan los subgrupos C1 (administrativos/as) y C2 (auxiliares administrativos/as), en los que superan el 70 por ciento. Por edad y género, las mujeres son también mayoría en todos los tramos de edad. Destaca el de 50-59 años, donde hay 7.540 personas de las que el 67 por ciento son mujeres.

La distribución por órgano y género demuestra que las mujeres son mayoría en consellerias relacionadas con Igualdad, Educación, Sanidad u otros departamentos relacionados con artes y cultura. Baja el porcentaje, en cambio, en aquellas relacionadas con la agricultura, obras públicas y las tecnologías. Este hecho no deja de ser una reproducción a escala de los estereotipos de género y la división sexual del trabajo existente en la sociedad y que marca las preferencias de las mujeres a la hora de elegir estudios y destino.

En el grupo A1, que integra al funcionariado mejor formado, las mujeres son mayoría en psicología, gestión tributaria, intervención, inserción, periodismo, fiscalización o abogacía. En cambio, cae el porcentaje en analista de sistemas, técnico en sistemas lógicos, físicos/as, técnicos/as agrarios/as o colaboradores/as científicos/as.

Las reducciones de jornada para el cuidado de menores son solicitadas, en un 84 por ciento, por mujeres. También para el cuidado de familiares con largas enfermedades o crónicas, por encima del 70 por ciento. A ello hay que añadir un fenómeno relativamente reciente: la flexibilidad de la jornada laboral para la atención de familiares mayores de 65 años, habitualmente los padres y madres, solo es solicitada por mujeres.

Son datos que constatan que las mujeres siguen siendo las encargadas del cuidado de familiares, tanto ascendentes como descendientes. Esta circunstancia provoca un efecto perverso en forma de brecha salarial, puesto que el colectivo de mujeres cobra, de media, un 14,4 por ciento menos que el de hombres, unos 310 euros menos al mes. Estas diferencias se producen en todos los grupos de titulación.

Las conclusiones del Libro Violeta fueron incorporadas al II Plan de Igualdad de la Generalitat Valenciana presentado en marzo de 2017 y que se plantea diez objetivos concretos:

1. Dinamizar las Unidades de Igualdad de las conselleries encargadas de la elaboración de informes de impacto de género en los proyectos de ley.
2. Promover la presencia equilibrada de mujeres y hombres en los órganos colegiados de participación y representación.
3. Promover el acceso de las mujeres a puestos donde son minoría.
4. El personal con hijos menores de 14 años tendrá preferencia para la elección del periodo vacacional y días de asuntos propios durante los periodos no lectivos.
5. Fomentar la formación en igualdad del personal, comenzando por quienes ocupan puestos directivos o pertenecen a órganos de selección.
6. Corregir las causas que provocan la desigualdad salarial mediante un estudio de los puestos de trabajo y retribuciones.
7. Garantizar la protección adecuada en el ámbito laboral a las víctimas de violencia de género y de acoso sexual.
8. Fomentar la comunicación en igualdad mediante el lenguaje no sexista tanto en el ámbito interno como en el de los servicios a a la ciudadanía.
9. Promocionar la salud laboral de las empleadas públicas desde una perspectiva de género.
10. Fomentar la evaluación periódica de la efectividad del principio de igualdad en sus respectivos ámbitos de actuación.